La 3DS, Panorama para matar

Mi opinión sobre la última consola portátil de Nintendo ha sido francamente cambiante, y ha oscilado entre el convencimiento de su gran éxito y la certeza de ser el primer fracaso de la gran N en el terreno portátil. ¿Cómo es posible semejante volatilidad al estilo de l IBEX 35? Intentaré explicarme.

Nintendo siempre ha sido una empresa que en el terreno de las portátiles ha sabido cómo triunfar. Siempre ha tenido afán de innovación en casi todo lo que ha hecho y un buen marketing (a la par que un maltrato al comerciante y una prepotencia bastante notable y continuada) y eso ha tenido premio entre sus usuarios. La primera Gameboy se fundamentó en un abrumador catálogo, precios razonables, mucha jugabilidad en sus títulos y portabilidad real. En un primer momento esto se consiguió con algo tan elemental como una duración muy alta de sus baterías, de 10 a 15 horas, frente a las escasísimas tres o cuatro horas de sus competidoras, Lynx o Game Gear. Por otro lado, el ligero hándicap de su peso y tamaño era rápidamente corregido con la Gameboy Pocket (sólo usaba 2 pilas AAA) mientras sus competidoras dejaban literalmente de existir.

La Gameboy Advance , que vendría tras la Gameboy color (igual que la original pero tuneada con más colorido en pantalla) no arriesgó demasiado creando una SNES portátil (con algo más de prestaciones 3D), pero la Nintendo DS sí que supuso una revolución verdadera aprovechando de verdad su pantalla táctil. Un ejemplo de innovación, pero con cierto punto oscuro en la calidad media de su catálogo. Faltaron a mi entender títulos realmente sofisticados y potentes, y ha tenido un nivel medio de sus juegos no todo lo bueno que sería deseable. No obstante, un triunfo inapelable.

Leer másLa 3DS, Panorama para matar

¡Por Odin, un plataformas!

 

Uno de los males del mundo del videojuego es no aprender de los clásicos. Tratar el videojuego como algo deshechable, por ese trasfondo comercial que aún atenaza el desarrollo de nuevos productos. Miyamoto es un ejemplo de aplicación de esquemas cláscicos evolucionados a las nuevas tecnologías, pero es una de pocas excepciones.

Estos días, uno de los juegos que he estado probando es THOR, la adaptación de la película a la plataforma NINTENDO DS. Es decir, carne de cañón, una licencia en una plataforma agonizante, ideal para hacer un producto rápido e infumable. Bueno, pues no. Sorpresa, sorpresa.

Leer más¡Por Odin, un plataformas!