¿Hasta cuando seremos tratados como niños?

Leo hace unos días en Vidaextra, la noticia de que un estudio de desarrollo ya ha aprovechado el hack de Kinect para realizar un videojuego erótico. Hasta aquí todo perfecto, la noticia viene acompañada de un video (lo veréis a continuación) que muestra un juego bastante “chapucero”, pero algo es algo.

Lamentablemente, unos párrafos más debajo de la misma noticia, me encuentro con unas declaraciones de Microsoft en las que se desmarcan completamente de dicho juego, posicionándose en su contra al ser un juego para adultos ya que “Xbox es una consola de entretenimiento familiar y entre amigos y no admite contenidos sólo para adultos”. Ante esta afirmación, a mis 29 añitos, uno no puede hacer más que preguntarse: Mediante previa clasificación de software, ¿cuántos años faltan para que nos dejen escoger a nosotros a lo que queremos jugar?


Y no es que la el género erótico o pornográfico sea mi preferido a la hora de jugar a un videojuego, pero sinceramente, estoy cansado de una industria paternalista que me dice a lo que puedo y no puedo jugar. Si lo comparamos con otras industrias, el comportamiento de las “Grandes” del ocio electrónico resulta incomprensible se mire por donde se mire:

Las comparaciones más evidentes las tenemos con la industria del cine, literatura o cómics, donde el erotismo y la pornografía hace muchos años que viven en armonía con películas infantiles, novelas de suspense y comics de súper héroes. Si contemplamos a Microsoft, únicamente como la empresa que nos vende una plataforma, su posicionamiento contrario a este tipo de juegos y paternalismo, llega a ser incluso sorprendente…

¿Alguien ha escuchada alguna vez a un directivo de Ford diciéndonos lo que podemos o no podemos hacer en nuestro asiento trasero? ¿Nos especifica Flex los usos correctos de sus colchones? ¿Nos prohíbe Philips ver algún género de cine en nuestros DVD’s? Claro que no.

Cuando uno compra un producto como una consola, entiende por ejemplo que la compañía que la produce este en contra de la piratería, lo que no es comprensible, es que con cada consola adquirida, venga en letra pequeña el undécimo mandamiento de “Xbox es una consola de entretenimiento familiar y entre amigos”.

La excusa de que también es usada por menores de edad, sencillamente no sirve. Todos sabemos que hace muchos años que los juegos van acompañados de su clasificación pertinente, el problema es que Microsoft no quiere licenciar este tipo de productos. Llego a entender que en un Game cualquiera no puedan vender este tipo de videojuegos, pero los Sexshops hace años que pueblan nuestras ciudades…

En consecuencia, nos encontramos ante un problema de falsa moralidad, el cual únicamente se limita a encubrir una estudiada imagen de marketing. El triste resultado de esto, es que una amplia mayoría de usuarios mayores de edad, no tienen ni tan siquiera la posibilidad de escoger a que quieren jugar con sus consolas.

No hace falta hablar de los cientos de posibilidades, que la nueva tecnología de Kinect nos podría ofrecer en los géneros eróticos o pornográficos (pudiendo ser ampliadas con la Webcams y Xbox Live), todos nos podemos hacer una idea y es suficiente pensar en el uso que se le da a aplicaciones como el Chatroulette. Pero como ya he dicho, es deleznable que una empresa nos diga lo que podemos y no podemos hacer después de gastarnos 200 euros en su sistema, ellos tienen el poder, ellos deciden si otorgan o no una licencia, pero que ningún miembro de Microsoft se atreva a decir que su Xbox 360, es una consola para adultos, algo que todos hemos escuchado en contra de la Wii por poner un ejemplo.

Después de esto, tan sólo nos queda esperar a las declaraciones de Sony prohibiendo algunos posibles usos de su mando PS Move… ¿Hasta cuando tendremos que aguantar?

PD: Para no herir sensibilidades, aquí os dejo el link al video del juego en cuestión, ThriXXX

Deja un comentario