Concibiendo a la PSX

Desde hace pocas semanas, unas interesantes y en parte inéditas imágenes, están revoloteando la red y rompiendo los esquemas de muchos jóvenes jugadores.

Contemporáneas a los años del Snes CD, a continuación podréis ver los bocetos y “concept arts” de la archiconocida PSX de Sony.

Y es que como todo, la PSX también tiene una historia… Ligada íntimamente a la todopoderosa Nintendo y su añorada Super Nintendo junto a su periférico jamás lanzado, el Snes CD, estás imágenes son un ejemplo perfecto del vinculo que une a ambas marcas.

En ellas podremos ver tanto la evolución del popular mando de la marca Playstatión, como lo que podría haber sido y nunca fue el modelo de la PSX original, una consola que inicialmente debía ser compatible con los cartuchos y supuestos CD’s de la Super Nintendo, la cual acabó convirtiéndose en la exitosa consola que todos conocemos.

En situaciones como estas, uno se pregunta irremediablemente cómo hubiese sido un mundo con el Snes CD y sin Sony como compañía con plataformas exclusivas. Es posible que problemas como el hambre en el mundo o enfermedades de transmisión sexual ya hace años que estuviesen erradicados, pero lamentablemente eso nunca lo sabremos… Aunque bueno, nadie nos puede quitar lo mucho que disfrutamos con la PSX y sus hermanas. Ahí van las imágenes!

no images were found


Fuente: Gamingbolt

5 comentarios en “Concibiendo a la PSX”

  1. Bueno, lo que sabemos es que hubiese sido otra pieza más para el coleccionismo como lo es ahora el Mega CD o el CDRom de Atari Jaguar o el de PC-Engine. Gracias a esto como bien sabemos salió PSX y nos mostró otro tipos de gráficos que dio un vuelco a los juegos de 2D y pasar a otra forma de juego. Pero lo que no me a gustado ni me gustará es que Sony especula mucho la salida de sus consolas, a ver si se pone las pilas que no está el asunto para tanto lujo.

  2. Lo que está claro es que fue una consola que marcó un antes y un después en la historia de los videojuegos. Y a sony le vino bien en este caso el famoso dicho popular; no hay mal que por bien no venga.

Deja un comentario