xbox360

Séptima generación de consolas

La séptima generación de consolas de videojuegos, la gran batalla entre Sony y Microsoft que acabó ganando descaradamente la Wii de Nintendo. La primera generación sin nuestra añorada Sega y la incursión de Sony en el que, hasta ese momento, era un reinado en exclusiva de Nintendo, el mercado de las consolas portátiles, al que se unieron más de 10 consolas portátiles especializadas en reproducir videojuegos retro. Unos años frenéticos que llevaron los videojuegos a todas las familias, sin distinción de edad o sexo. La explosión de los videojuegos, la generación que lo conquistó todo.

FECHA DE INICIO: 2004
PRIMERA CONSOLA: Nintendo DS
(2004) Xbox 360 (2005)

  1. La séptima generación de consolas, antecedentes.
  2. La séptima generación de consolas, transcurso.
  3. La séptima generación de consolas, legado y consecuencias.
  4. El público de la séptima generación de consolas.
  5. Los juegos de la séptima generación.
  6. Coleccionar consolas de la séptima generación.
  7. Comprar consolas de la séptima generación.
  8. Consolas de la séptima generación en Infoconsolas.

La séptima generación de consolas, antecedentes.

La sexta generación de consolas de videojuegos fue una época de cambios drásticos en el mundo de los videojuegos, la irrupción de Sony en los 32 bits con su PS1 en la quinta generación, culminó con un arrollador éxito de su siguiente consola, la PS2, arrebatando a Nintendo definitivamente su posición de liderazgo en las consolas de sobremesa y liquidando a nuestra querida SEGA y su Dreamcast del mercado. Fueron años en los que Sony consolidaba su posición de liderazgo a base de exprimir su consola hasta límites insospechados, con cientos de buenos títulos en un catálogo inmenso y gozando de una posición privilegiada a la hora de negociar exclusividades y fechas de lanzamiento favorecedoras para su consolas.

Sony había hecho bien los deberes y estaba recogiendo sus frutos. La estrategia de Nintendo en los 128 bits no fue ni mucho menos la más idónea, pero sí la más tradicional: Nintendo lanzó la Game Cube, una gran consola más potente que la propia PlayStation 2… Y punto. Como se demostró, con la gran reputación y seguidores que tenía Sony en esos años, no bastaba con lanzar consolas un poco más potentes y además, más tarde. Los jugadores habían migrado en manada hacía la marca «Play» y pocos serían los que esperarían a ver qué ofrecía Nintendo u otras compañías. Por si esto no fuera poco, los que ya se habían comprado una PS2, difícilmente se comprarían otra consola que poco más les podía ofrecer en lo que se refiere a prestaciones.

De está forma, la Game Cube, una gran consola de Nintendo, pasó prácticamente desapercibida vendiendo menos unidades que la Nintendo 64, y eso que contaba con magníficos videojuegos de la factoría Nintendo, los cuales cada vez más conformaban su propio universo, siendo la mayor baza de Nintendo: si querías jugar a un Mario Bros, Donkey Kong, Zelda, Metroid o Mario Kart, tenías que tener una consola Nintendo. Sólo sus fieles les siguieron y un público más infantil la siguieron. Nintendo estaba perdiendo su rédito y debía cambiar su estrategia completamente, ya no bastaba con lanzar la consola más potente, debían ser creativos y más cuando un nuevo competidor entraba en escena…

Microsoft y su Xbox original hicieron su aparición prácticamente a la vez que Nintendo sacaba su consola, Microsoft se apuntaba con su consola a la Guerra de las Consolas, siendo la heredera espiritual y de software de nuestra querida Dreamcast. La Xbox fue la consola más potente de la anterior generación y la que más novedades implantó: Un disco duro en su interior, una arquitectura de PC muy fácil de programar y el servicio online Xbox LIVE fueron sus mejores cartas de presentación. La Xbox estaba bastante por encima que la PlayStation 2, pero al haber salido más tarde la consola de Sony ya había copado el mercado y además, los programadores sacaban de ella lo mejor, algo que maquillaba las diferencias técnicas.

Pero Microsoft no había venido a lanzar una consola de videojuegos, Microsoft había venido a conquistar el mercado de los videojuegos, y eso, no se hace en una sola generación (a no ser que te llames Sony y lances la PSX). De esta forma, la Xbox clásica no fue más que una carta de presentación, una forma de mostrar al mundo lo que sabían hacer y decirles: «Podéis confiar en nosotros en la próxima generación de consolas». Y así fue…

¿Y las consolas portátiles?

Como no podía ser de otra forma desde finales de los años 80′, Nintendo siguió siendo la reina de las consolas portátiles con su consola de 32 bits, la Game Boy Advance, una consola que NO se adelantó a su época, pasando de los 8 bits de la Game Boy original y sus gráficos en 2D pixelados, a unos gráficos tipo 16 bits exquisitos. Podríamos decir que a pesar de (y gracias a) sus 32 bits, la GBA fue una Snes 1.5, una consola que nos ofreció lo que tocaba en esos momentos, un salto generacional sin saltarse ninguna generación, los gráficos 3D y los polígonos ya vendrían más adelante, nadie los demandaba en una portátil, la GBA nos ofrecía juegos en 2D a la altura de los de la PS1, y recordemos una vez más que… ¡Veníamos de la Game Boy y sus gráficos de 8 bits!

Como toda gran consola que perduré en el tiempo y con buen número de ventas, la Game Boy Advance tuvo dos revisiones, siendo la Game Boy Micro el capricho que Nintendo nos regaló a todos, una pequeña joya minimalista con una de las mejores pantallas que se han insertado nunca en una consola y un diseño, que hace las delicias de quien la contemple. La Game Boy Micro es preciosa, o mejor ficho, como consola realmente portátil que nos cabe sin problemas en un bolsillo, la Game Boy Micro es perfecta, la mejor consola portátil de todos los tiempos en relación tamaño/prestaciones. ¿Se nota que me encanta?

Las Game Boy Advance han quedado en el imaginario colectivo, a la sombra del gran éxito de su sucesora lanzada sólo 3 años después, pero que nadie se equivoque, aún compitiendo contra la propia Nintendo, nuestra preciada GBA en sus tres versiones vendió la friolera de 83 millones de consolas, una auténtica barbaridad teniendo en cuenta que la mayor parte de su vida combatió contra su propia sucesora. Como habéis visto, después de tantos años la gente tenía ganas de una nueva Game Boy y el público respondió como se esperaba.

¿Tuvo competencia la Game Boy Advance en sus primeros años? No, realmente no, podemos decir que tuvo intentos de competencia. Grandes consolas como la familia de portátiles WonderSwan de Bandai y la Neo Geo Pocket de SNK, se quedaron encasilladas en una anterior generación, siendo la GBA mucho más potente que ambas consolas portátiles. Es verdad que la GBA exprimió su potencial respecto a las 3D en pocas ocasiones, pero sus mejores juegos en 2D eran comparables a los de las consolas de 32 bits de sobremesa, algo muy lejos de la NGP o WonderSwan, consolas claramente con prestaciones de 16 bits.

Posteriormente aparecieron en el mercado tres propuestas bastante interesantes en su concepto:

  • Nokia N-Gage: Consola y móvil en un único dispositivo, en los años en los que Nokia estaba a la cabeza del mercado de los teléfonos móviles. Una magnifica idea pero muy mal ejecutada, vendió aproximadamente 3 millones de unidades, quedando relegada a una posición anecdótica.
  • Zodiac de Tapwave: Una consola destinada al fracaso, basada en el hype de sus altas prestaciones, su alto coste, la falta de reputación y confianza en el mundillo de las consolas así como la cercanía de las futuras portátiles de Nintendo y Sony, hicieron que esta consola fuese un absoluto fracaso.
  • GP32: Junto a la N-Gage, la propuesta más interesante, una consola portátil de 32 bits destinada en la práctica a la emulación de sistemas, lo retro llegaba por todo lo alto y con sistema propio, toda una adelantada a su época que marcó el camino a seguir para le resto.

La séptima generación de consolas, la explosión de los videojuegos.

Pocas personas hubiesen podido predecir unos pocos años antes lo que iba a suceder en la séptima generación de consolas, con una Nintendo aparentemente abatida en el mercado doméstico, la emoción en los años y meses previos al lanzamiento de las nuevas consolas era cosa de Microsoft y Sony: Un continuo baile de cifras, especificaciones técnicas, comunicados, informaciones y contrainformaciones, una batalla por la séptima generación de consolas, que empezaba mucho antes de los lanzamientos oficiales. El HYPE con mayúsculas estaba asegurado, y todos los jugadores se iban posicionando poco a poco para una u otra consola.

Inicialmente, Sony contaba con una ventaja apabullante, tenía en el mercado la consola más vendida de la historia, pero Microsoft lo había hecho maravillosamente bien con primera «consola anuncio», la Xbox original, habían lanzado un producto de calidad y los jugadores no dudaban que la gigante Microsoft era de las pocas compañías que podían presentar batalla a la consola de Sony porque realmente, ya lo habían hecho en las 128 bits. A esta gran confianza por parte del mercado americano y europeo en la marca norte americana, había que sumar todos esos segueros que se habían quedado huérfanos, muchos de los cuales culpaban a Sony de sus desgracias, por lo que la ventaja inicial de Sony se iba acortando por semanas.

Pero hagamos un alto en el camino, porque en este caso, en esta generación y a diferencia del resto de épocas, las consolas portátiles tienen una importancia transcendental para entender lo que realmente importa: «La explosión de los videojuegos». Así que prosigamos en orden de lanzamiento en la séptima generación de consolas, colocando a las portátiles por delante de las consolas domésticas, al haber sido lanzadas anteriormente. Recordemos a las dos contendientes que libraron una de las batallas más impresionantes en la historia de los Videojuegos, Nintendo y Sony disputándose el que hasta ahora había sido el feudo indiscutible de Nintendo, el mercado de las portátiles:

La guerra de las portátiles, Nintendo DS VS Sony PSP

Quién le iba a decir a la veterana Nintendo, que tan sólo tres años después de lanzar su Game Boy Advance, tras un reinado de más de una década con su Game Boy clásica, iba a tener que lanzar apresuradamente una nueva consola portátil sin amortizar como estaban acostumbrados la GBA. Quién le iba a decir a Nintendo que otra compañía se atrevería a adentrarse en sus otrora inexpugnables territorios, o mejor dicho, quién se hubiera imaginado ver temblar los cimientos de la fortaleza rojiblanca ante las embestidas de un contendiente que les perseguía desde la Era de los 32 bits…

Sony había perdido todo el respeto por Nintendo, no contentos con humillarles en las dos anteriores generaciones de consolas, ahora pretendían hacerse con el preciado mercado de consolas portátiles, el único frente en el que Nintendo se mantenía como líder. Sony anunciaba a bombo y platillo su próxima consola portátil equiparable a una PS2, una auténtica locura si pensamos que por esos años, estábamos jugando al Yoshi’s Island de la Snes portado a la GBA. Conociendo perfectamente el potencial de Sony y siendo conscientes de la gravedad de la situación, Nintendo se preparó para hacer frente a la consola de Sony adelantando el lanzamiento de su consola.

Los meses y años previos al lanzamiento de ambas consolas fueron frenéticos, ambas compañías guardaban con celo la información de sus sistemas, dosificándola para hacerla pública en el momento apropiado, una partida de ajedrez, una batalla de comunicación entre dos titanes que planificaban a la perfección sus campañas publicitarias en unos años en los que Internet ya era un factor clave. El éxito de ambas compañías en este sentido fue arrollador, consiguieron que generaciones de jugadores estuviésemos expectantes analizando cada frase, cada imagen, cada comentario de los desarrolladores. Y lo mejor de todo, es que los productos que ofrecían eran diametralmente opuestos en su concepto: Potencia VS Creatividad. Comprobémoslo

Nintendo DS, la nueva generación de consolas portátiles de Nintendo

Nintendo DS

Nintendo había aprendido la lección con la N64 y Game Cube, lanzar una consola de superiores prestaciones no era suficiente contra Sony, el público daba por hecho que SONY lanzaría el producto más avanzado tecnológicamente hablando, fuese o no verdad y por otra parte, Sony copaba los mercados con una velocidad aplastante, nadie esperaba las propuestas del resto de compañías, ni tan siquiera de Nintendo. Estas eran los principales retos iniciales que la compañía de Kyoto debía sortear para que Sony no les pasase nuevamente por delante.

En noviembre de 2004 es Estados Unidos y diciembre de 2004 en Japón, justo para la campaña navideña, por un económico precio de US$149.99. Nintendo hacía los deberes y se adelantaba al lanzamiento de la PSP con una consola 100 doláres más barata, Sony no les coparía nuevamente el mercado, el primer reto estaba conseguido pero, ¿qué consola había lanzado Nintendo? ¿Cual era su concepto? ¿Superaba en prestaciones a la bestia de Sony?

Con la Nintendo DS, Nintendo sorprendió al mundo en un alarde de creatividad, ingenio y vuelta a sus orígenes. Nintendo nos ofrecía una nueva línea de consolas portátiles despidiéndose de su afamada marca «Game Boy», la Nintendo DS era una nueva consola completamente original, un nuevo concepto con aires de nostalgia que a muchos nos transportaba a los tiempos del recreo y las Game&Watch. Sólo con ver su estética ya eramos consciente que estábamos ante algo nunca visto, una revolución en el mundo de los videojuegos comparable a las vividas décadas atrás con la implementación del pad o las propias consolas portátiles:

La Nintendo DS era en si misma toda una revolución, disponía de 2 pantallas de notable calidad para la época, una superior clásica y una inferior táctil, siendo estos dos puntos claves en el desarrollo de sus videojuegos y convirtiéndose en el estandarte de la consola, el cual proporcionaba una nueva forma de jugar a los videojuegos gracias a este nuevo control, el táctil. Para complementar estas novedades, la consola incorporaba un micro capaz de captar un soplido, conexión Wifi, retrocompatibilidad con la GBA y cartuchos como formato escogido. ¿Y la potencia? Ligeramente superior a una Nintendo 64. Nintendo había logrado una consola equilibrada como antaño en precio y prestaciones, pero con el añadido de la creatividad: Equilibrada y creativa.

Es muy posible que dicho así, en un párrafo, todos estos aspectos no sorprendan en absoluto muchos años después de su lanzamiento, pero incorporar estas novedades con éxito, supuso un antes y un después en la industria de los videojuegos: Nintendo supo aprovechas como nadie, marcando el camino para las desarrolladoras, el uso de las dos pantallas, la pantalla táctil y el micro. Nuevos juegos y géneros impensables en sistemas anteriores, eran ahora posibles gracias a los nuevos controles, más las adaptaciones que se hacían de juegos habituales del PC (teclado y ratón). La industria reinventó un hobby, el de los videojuegos, que evolucionó de la cruceta y los 4 botones clásicos, a un conjunto de controles que ofrecían muchísimas más posibilidades, conservando también el control original, claro está.

Nintendo lo había hecho muy bien para hacer frente a Sony y la potencia bruta de su PSP, pero conocedores que una gran parte de los jugadores seguirían dando prioridad a la potencia gráfica por encima de todos los demás aspectos, frente a los cuales no podría ofrecer lo que estos ansiaban, se marcó el objetivo de llegar a todos aquellos públicos que hasta ese momento habían estado ajenos a los videojuegos los públicos: Tu sobrina, tu tío, tu madre, tu abuela, tu jefe, la profesora de historia, los de la residencia de mayores… Y por increíble que parezca, lo consiguió.

Nintendo expandió el mercado de los videojuegos hasta todas las generaciones, edades y sexos gracias a su Nintendo DS, algo por lo que deberemos estarle eternamente agradecidos. La estrategia de Nintendo fue perfecta, gracias a sus nuevos controles la NDS era mucho más que una consola de videojuegos, con la DS podías pintar un cuadro, hablar con tus amigos, conectarte a internet, jugar un sudoku, entrenar tu cerebro, leer un comic o novela gráfica y cuidad a tu mascota virtual. ¿Entrenar tu cerebro y cuidar a tu mascota? Sí, el efecto Tetris también llegó a la DS y millones de personas con pisos pequeños se compraron la consola para cuidar de sus perritos con el Nintendogs, así como millones de personas mayores empezaron a entrenar sus cerebros con el Brain Training del Dr. Kawashima, siendo estos dos juegos dos auténticos vendeconsolas para todas las edades y sin distinción de sexo.

Esta estrategia por parte de Nintendo cogió desprevenida a Sony, pero no fue especialmente dañina para la PSP, lo que Nintendo estaba haciendo con su Nintendo DS era un bien para los videojuegos en general, estaba ampliando el mercado exponencialmente y descubriendo a millones de personas, que los videojuegos no eran esa cosa de niños y muñequitos como les habían contado. Nintendo ganó sobradamente esa batalla, ya os lo decimos. Con más de 150 millones de consola vendidas, incluyendo las diferentes versiones que se lanzaron de la consola, Nintendo se mantuvo como la reina indiscutible de la séptima generación de consolas portátiles. ¿Significa esto que le fue mal a la Sony PSP? No, no, en absoluto como veremos a continuación.

Sony PSP, la consola portátil de Sony

Sony PSP

Desde finales de los 80′, Nintendo había dominado el mercado de consolas portátiles siendo en todo momento la líder indiscutible, muchas compañías habían intentado con mayor o menor éxito hacerle frente, pero ninguna lo consiguió. Su dominio fue tal, que los jugadores ya sabíamos que cuando otras marcas publicaban sus nuevas portátiles, se lanzase lo que se lanzase Nintendo iba a seguir su camino sin prácticamente notar la aparición de la competencia. Así había sido siempre, hasta que Sony anunció el lanzamiento de su consolas portátil…

Sony, la todopoderosa Sony, la compañía que había eliminado a SEGA y relegado a la propia Nintendo en las anteriores generaciones, ahora demostraba el poco respeto que tenía por la compañía de Mario y se atrevía a conquistar su último feudo. Traición a una tradición, el mercado portátil había sido siempre de Nintendo, pero Sony estaba dispuesta a cambiar de nuevo el panorama. Que Sony lanzase una consola portátil no era para nada banal, la creadora de las exitosas PS1 y PS2, tenía la confianza plena de la mayoría de jugadores del planeta, que no es poco… Posiblemente, en esos años Sony era la única compañía de todo el mundo que podía hacer frente a Nintendo en el mercado portátil.

La estrategia de Sony fue sencilla a nivel conceptual: Lanzar la consola portátil más potente y de mejor calidad que se había realizado nunca, siendo equiparable a una PS2, algo inaudito para la época si pensamos en la complejidad que suponía. Históricamente, las portátiles siempre habían ido muy por detrás de las consolas de sobremesa, pero la PSP se lanzaba en pleno apogeo de la PS2, comparándose en prestaciones con su versión de sobremesa, es decir, igualando en la práctica a su hermana mayor, algo inaudito hasta el momento.

En diciembre del 2004 Sony lanzó su PSP en Japón, siendo en el 2005 lanzada en Estado Unidos y Europa. La PSP era una bestia negra que rebosaba calidad por los cuatro costados: Su gigantesca pantalla LCD retroiluminada, sus acertados controles, su menú emulando la PSX multimedia de lujo, su formato escogido, posibilidad de ver películas en muy buenas condiciones en cualquier lugar… Una auténtica maravilla de consola.

Sony lanzó la mejor consola que podía crear en esos momentos a un precio plausible para una mayoría de jugadores adultos: US$181 y US$226 según el pack escogido en Japón, US$249 en Estados Unidos y €249 en Europa. Como podéis comprobar, los precios oscilaron como siempre de Japón al resto del mundo por los gastos de exportación y el mayor número de videojuegos que de media los japoneses compran después, esto es algo habitual, lo que no era normal eran los 100 dolares de diferencia entre la Sony PSP y la Nintendo DS, algo que jugaba muy a favor de Nintendo.

Visto en perspectiva, la PSP y Nintendo DS convivieron en paralelo, la propuesta que nos hacían era tan diferente, que resultaron ser consolas completamente compatibles, cada una con su propio catálogo de videojuegos adaptados a sus características. La PSP fue todo un éxito con más de 80 millones de unidades vendidas en sus diferentes versiones, un autentica locura si pensamos que Nintendo vendió más de 150 millones, pero una vez visto lo que ambas consolas nos ofrecían, aquí no había una rivalidad clásica como la de antaño, teniendo millones de jugadores las dos consolas en su poder, el combo perfecto.

La incursión de Sony en el mercado de las portátiles fue perfecta, que Nintendo vendiese más unidades no puede ensombrecer el buen hacer de Sony, una vez más la compañía nipona demostró que sabía muy bien lo que su público quería, resultando a su vez la PSP un adelanto de lo que vendría más adelante en el mercado doméstico de consolas.

Muchas más consolas portátiles fueron lanzadas en esta generación de consolas, muchas de las cuales las tenéis analizadas al final del artículo, pero comercialmente hablando, nada pudieron hacer ante las dos grandes… Eso sí, las consolas portátiles enfocadas a la emulación, camino que inició la GP32 en la anterior generación de consolas, surgieron como setas con muy diversas propuestas interesantes, consolidando un submercado que había llegado para quedarse.

LA GRAN BATALLA: Xbox 360, PS3 y Wii.

En la Historia de los videojuegos y más específicamente, en la Guerra de las Consolas, la batalla que se libró en el campo de las consolas domésticas de séptima generación, es probablemente la más apasionante de todas las batallas… Incluyendo a las épicas contiendas comerciales entre Nintendo y SEGA.

Sony, que venía de una situación privilegiada gracias a sus PS1 y PS2, veía como una impetuosa Microsoft pretendía hacerle frente de tú a tú con el mismo concepto, la potencia y fuerza bruta de sus circuitos. Las dos naciones más orgullosas de la faz de la tierra, se volvían a encontrar muchas décadas después, Japón y Estados Unidos. Por si esto fuera poco, el golpe de gracia que Sony había pretendido dar a Nintendo en lo que era su línea de flotación, las consolas portátiles, no había dado resultado, la Nintendo DS iba disparada con una magnífica ventas, beneficios y lo peor para Sony, dejaba a Nintendo más viva que nunca y con un nuevo concepto probado de éxito, el de la creatividad.

De esta forma, Sony debería defenderse de dos frentes y dos propuestas muy diferentes, algo prácticamente imposible para un producto tecnológico que pretende ser asequible para el gran público. Microsoft prometía toda la potencia del mundo mientras que Nintendo aseguraba que su consola iba a ser revolucionaria, lo peor para Sony es que las dos cumplieron sus promesas.

Los años previos al lanzamiento de las nuevas consola de sobremesa, Internet fue un nuevo campo de batalla por parte de los fanboys. Cada nuevo dato, foto e información que se filtraba, era analizada y divulgada hasta la extenuación. Miles de webs y blogs dedicados a los videojuegos, informaban de las últimas novedades trasladándose a los foros una auténtica guerra de guerrillas en los que cada uno defendía su elección, sin tener en la practica ninguna información viable.

El Hype fue abismal, las campañas comunicativas de las 3 grandes compañías de videjuegos fueron magistrales y el mundo, quedaba expectante al lanzamiento de las nuevas consolas en una industria, que hacia mucho tiempo que había superado a otras como la música o el cine. Llegó el 2005 y salió la primera consola doméstica de séptima generación:

Xbox 360 | 85 millones de unidades vendidas.

Xbox 360

Microsoft lanzó su consola Xbox 360 de una forma prácticamente simultanea en todo el mundo, noviembre y diciembre del 2005. Sólo con este gesto ya nos ganó a muchos de nosotros, jugadores que habíamos estado toda una vida contemplando lanzamientos en Japón y USA, para luego tener que esperar 1 o 2 años, si es que la consola en cuestión nos llegaba. Este simple gesto nos trataba a todos por igual y lo que es más importante, con respeto.

Con un precio inicial de US$299 sin disco duro y US$399 con 20 Gigas, Microsoft lanzaba una potentísima maquina con una arquitectura muy similar a la de un PC, con un magnífico servicio online (el XBOX Live mejorado) y muy fácil de programar, algo que se evidenciaría cuando muchos de los multiplataformas serian programados para la 360 y posteriormente portados a la PS3 (con la consecuente perdida de calidad para Sony). La Xbox 360 era una bestia capaz de todo, en alta definición (aunque inicialmente hubiese consola sin salida HDMI) y dispuesta a presentar batalla a la PS3.

¿Su punto flojo? El formato escogido, el DVD. Para abaratar costes Microsoft escogió el formato del DVD, mientras que Sony apostó por el nuevo Blu-ray Disc, el cual tenía mucha más capacidad de almacenamiento para poder reproducir por ejemplo, películas en 1080. Para contrarrestar este hecho y dotar a la Xbox 360 de la posibilidad de reproducir películas en HD, Microsoft lanzó un periférico para reproducir los HD-DVD, un formato que caería al poco tiempo en desuso frente a la victoria del Bl-ray. En lo que respecta a los videojuegos, este error de formato tuvo poca trascendencia, ya que la consola disponía de disco duro para instalar los datos necesarios, estos últimos se abarataron y siempre había la posibilidad de lanzar un juego en 3 o 4 DVD, siendo más económico que un solo Blu-ray.

La Xbox 360 cumplía con lo que nos habían prometido, actualización tras actualización nos fue ofreciendo nuevas mejoras, sus juegos exclusivos nos demostraron que nada tenía que envidiar a otros sistemas y el hecho de haberse lanzado 1 años antes que la PS3 y por 100 euros menos, le dio una gran ventaja que sin duda, supieron aprovechar. Una vez se lanzó la PS3, todos pudimos comprobar que en la práctica ambas consola nos ofrecían lo mismo, con contadas excepciones, algo muy favorable para la Xbox 360 más barata que su competidora.

Quiero aclararlo y repetirlo para que no haya dudas, la PS3 es superior técnicamente hablando a a 360, pero la facilidad a la hora de programar en la 360, haciendo que muchos multi fuesen programados para Xbox y portados a PS3, unido a la maestría que se consiguió respecto a programar y exprimir el propio sistema, hicieron que las diferencias entre ambas consolas fuesen inexistentes para el jugador no experimentado. Aún así, la Xbox 360 tuvo 2 aspectos claves a lo largo de su vida:

  • Las tres luces rojas: muchos modelos de la Xbox 360 se recalentaban y hacían que el procesador fundiese los pines literalmente hablando. La consola de Microsoft era una bestia mal refrigerada. Yo mismo las sufrí en dos ocasiones…

    Esto hubiese hecho fracasar a cualquier otra compañía, pero increíblemente reforzó la imagen de Microsoft como marca que cuida a sus clientes: Pusieron en practica el mejor servicio de atención al cliente que ha existido nunca, llamabas, venían a tu casa a buscar la consola y te enviaban otra nueva o acondicionada, ampliándose el periodo de garantía. Con los periféricos igual. Sin preguntas, sin historias.

    Poco después mejoraron el problema del sobrecalentamiento, pero Microsoft había demostrado que no iba a dejar nunca tirado a un cliente, algo que a Sony le paso factura posteriormente en su imagen, al clasificar su consola de videojuegos como un juguete en Europa, por lo que solo estaban obligados a dar 1 año de garantía. Las comparaciones fueron odiosas para Sony. Maravillosa paradoja.
  • La piratería: Sí, la Xbox 360 fue una consola ampliamente pirateada, un hecho que como suele suceder, favoreció muchísimo las ventas de la propia consola en detrimento de las de los videojuegos. Microsoft tuvo que convivir con este mal a base de actualizaciones que baneaban a los piratas, por lo que mucha gente tuvo la consola siempre desconectada, por miedo a que una actualización les «quemase» el sistema. En la practica, repetimos, favoreció las ventas de la consola.

La batalla con Sony fue larga y dura, pero cada pequeña victoria para Microsoft era una gran derrota para Sony, al fin y al cabo, Sony estaba defendiendo el castillo ante una 360 que con todo descaro, consiguió igualarla en millones de consolas vendidas. La totopoderosa Sony derrotada en su propio terreno por una marca novata en consolas… Que ironía. ¿Derrotada? Sí, por dos cuestiones:

  • Las 85 millones de Xbox 360 que se vendieron, a groso modo, son decenas de millones de PS3 que dejaron de comprarse, al ser una competencia directa del mismo público objetivo. Sí, ya sé que es muy generalista, pero quedaos con el concepto, ambas compañías peleaban por el mismo público, y Microsoft se comió la mitad del pastel.
  • La «alianza con Nintendo»: Nunca escrita, nunca firmada pero si divulgada publicamente. Ante la llegada inminente de la Nintendo Wii y su revolucionaria forma de jugar no centrada en los gráficos, Microsoft divulgó a los 4 vientos que el combo perfecto de esta generación, era tener una 360 y una Wii, y no les faltaba razón… Por menos de lo que costaba una PS3 60 gigas, podías comprarte una Xbox 360 y una Wii.

    Muchos lo hicimos, era verdad, las cuentas salían y tenías dos consola de nueva generación, no te perdías nada salvo alguna exclusividad, que ya caería más adelante en el futuro mercado de segunda mano. La clave aquí fue la humildad de Microsoft y su visión estratégica: ¿Qué es mejor tener 1 o 2 enemigos? Microsoft destinó todos sus recursos mediáticos a enfrentarse a la PS3, dando por hecho que la Wii jugaba en otra liga, para otro target, no era una competencia directa. Esta jugada se ganó el beneplácito de muchos jugadores, incluyendo a los nintenderos usuarios de la Wii que también querían disfrutar de la potencia y gráficos en HD que brindaban las otras consolas, su segunda opción sería mayoritariamente la Xbox 360.

    Es verdad que intentaron sumarse al carro con el sensor de movimiento Kinect, pero a excepción de los grandes salones de estar norte americanos, el accesorio carecía de sentido para la mayoría de los jugadores que queríamos un buen mando y juego clásico, para movimiento ya estaba la Wii y al final, fue más humo que otra cosa.

Por todo esto me atrevo que la PS3 salió derrotada, por muy buenas ventas que tuviese, el binomio Xbox 360 y Nintendo Wii pudieron con ella. Pero ciñéndonos a la 360, Microsoft fue capaz de ofrecernos una magnifica consola que duró más de 10 años con una buena vida comercial, algo a la altura de las más grandes.

PS3 | 87 millones de unidades vendidas.

PS3

Todos los jugadores de la época no teníamos ninguna duda que la PS3 sería la consola más potente de la generación, la única duda era si la Xbox 360 aguantaría el tipo y si la propuesta de Nintendo cuajaría. Visto en perspectiva, las tres consolas cumplieron e hicieron su papel, pero a diferencia de sus competidoras, Sony estaba defendiendo el liderazgo dentro de la industria del videojuego conseguido con la PS2, por lo que las exigencias eran mucho mayores para la nueva PlayStation.

Sony creó una maquina que podía con todo, pero a un precio superior al de sus competidoras. Aún así, comprar una consola de Sony era una garantía de éxito, uno sabía que iba a tener los mejores videojuegos, exclusivas y en este caso, al igual que la estrategia seguida con la PS2, la PS3 nos ofrecía el salto al cine en HD con el Blu-ray… Aunque en esta ocasión no fue tan determinante:

El salto del VHS al DVD ofrecido con la PS2 fue de gigantes, del pleistoceno a la edad de bronce, con la PS3 era muy diferente, del DVD al Blu-ray Disc no había una diferencia/impacto tan grande, además de necesitar una tele 16:9 HD, algo que todavía muchos de nosotros no disponíamos. En consecuencia, ese Blu-ray era un regalo envenenado que nos llevaba a gastarnos un pastizal en una tele nueva, algo que todos acabamos haciendo por las consolas igualmente… Lo importante es que en la practica, el Blu-ray no fue un reclamo tan importante como Sony esperaba. Aún así, el formato seguía siendo muy superior al de la Xbox 360 o Wii, así que se mantenía esa importante ventaja.

Sony lanzó su consola en noviembre del 2006 en Japón y Estados Unidos, y marzo del 2007 en Europa, un insulto a los europeos que habían sido testigos de como Microsoft, sí que contaba con ellos… Por otra parte, todos esos meses de ventaja para la Xbox supusieron un craso error, la Xbox 360 ya había vendido un muy buen número de unidades a jugadores impacientes por la Next-Gen y por si esto fuera poco, la fecha de salida de la PS3 coincidía prácticamente con la de la Nintendo Wii, forzando irremediablemente al público a escoger entre una y otra. No empezaban todo lo bien que se esperaba… Pero que nadie se preocupe, el lanzamiento de la PS3 fue un éxito y como suele suceder en los lanzamientos bien planeados, había más demanda que oferta.

Como ya hemos comentado, la PS3 y la Xbox 360 mantuvieron un enfrentamiento directo que nos hizo disfrutar a nosotros, los usuarios, gozamos con los mejores juegos que nunca jamas podríamos haber imaginado en esa generación de consolas, auténticas obras de arte y de la programación que nos sorprendían una y otra vez, estando a la altura de los PC de la época mucho mas potentes. Un mercado de más de 160 millones de consolas entre las dos marcas bien merecía el esfuerzo de optimizar bien los títulos.

La PS3 se caracterizó por ofrecer un producto de calidad, con un mando prácticamente perfecto, aunque hubiese un poco de cachondeo por esa intentona de imitar al Wii Mote, algo que acabaría evolucionando en el 2009 a los PlayStation Move, una copia del original (Wii Mote) que públicamente le hizo más daño que bien: Sony daba la imagen de copiar una original idea de éxito de la competencia, algo no muy bien visto por los jugadores, Sony copiaba a Nintendo y se colocaba por debajo de esta en el marco mental de los jugadores. Igualmente, se vendieron unos 15 millones de unidades aproximadamente, nada mal para ser una copia.

La consola de Sony tuvo una larguísima vida con unas ventas increíbles, pero el hecho de bajar de más de 150 millones de unidades con su anterior consola a los 87 millones de PS3 vendidas, unido al triunfo de la Wii en la séptima generación, es algo que oscurece unas cifras de infarto en una de las mejores consola que se han hecho nunca.

Wii | 101 millones de unidades vendidas.

Wii

Noviembre del 2006 en Estados Unidos y diciembre del mismo año en el resto del mundo fueron las fechas escogidas por Nintendo para realizar el lanzamiento simultaneo a nivel mundial de su revolucionaria consola, la Nintendo Wii: Todo un fenómeno de masas gracias a la magnífica campaña comunicativa de Nintendo y la expectación que generaba su nueva forma de jugar a los videojuegos. ¿El precio? US$249.99.

Nintendo ya había vuelto a sus orígenes en la séptima generación de consolas de videojuegos y, si con la Nintendo DS habían lanzado una consola portátil perfectamente equilibrada para la época y novedosa en su conjunto, con la Wii iban a rizar el rizo y llevar el mismo concepto a los hogares de medio mundo: Creatividad y equilibrio por encima de potencia y fuerza bruta.

Y no, Nintendo Wii no era la consola más potente ni mucho menos, de hecho los programadores de la época la planteaban como una Game Cube 1.5 con una definición máxima de 576i y unas especificaciones muy inferiores a las de la PS3 o Xbox 360, la Nintendo Wii jugaba en otra liga lejos de querer competir por mega hercios y polígonos por segundo. Nintendo se centraba en la experiencia de juego y en llevar los videojuegos a todos los públicos, sin importar sexo o edad. Ambas cosas las hicieron a la perfección y de esta forma, la compañía de Kyoto abandonaba de forma definitiva las luchas por los gráficos y la potencia, sus consolas serían a partir de esta generación prácticamente independientes de la competencia.

La Nintendo Wii fue realmente revolucionaria en su sistema de juego, basado en la tecnología de los sensores de movimientos de sus mandos, los Wii Mote. Si la Nintendo DS nos invitaba a entrenar nuestro cerebro con el Brain Trainning, la Wii se presentó al mundo como la forma de hacer deporte, llevar una vida sana con los videojuegos y disfrutar de los mismos de una nueva manera. Y triunfó, el concepto caló de maravilla entre el público femenino y los adultos que hacía muchos años que no habían vuelto a jugar, así como con todos aquello jugadores de toda la vida que fantaseábamos con la inmersión que nos prometían.

Nunca antes había sido tan fácil regalar una consola a nuestras madres, tías o abuelas. A la oferta clásica de videojuegos de diversos géneros, Nintendo sumó todo un sin fin de nuevas posibilidades de control, nuevos géneros, mecánicas y vida sana. La Wii pasó a formar parte de nuestros hogares, siendo los juegos deportivos las estrellas de las reuniones familiares. Periféricos como el Wii Fit se convirtieron en el regalo estrella de las navidades… Ahora ya podías hacer yoga en el salón de tu casa… Bien.

Es verdad que la Wii decepcionó a muchos jugadores que se imaginaban disparando a nazis en el salón de casa parapetados detrás de los sofás, tal como habían visto en las campañas publicitarias o a los que esperaban notar el choque de sus katanas y sables láser, algo imposible de llevar a la practica. También defraudó a los que buscaban gráficos next-gen, a estos se les cayó el alma a los pies nada más encender la consola. Los amigos y gente guapa del sofá que se veía en los anuncios, tampoco estaban incluidos… Pero la consola ofrecía un nuevo mundo por explorar centrado en nuevas formas de jugar y el explotadísimo multiplayer offline:

Por que sí, la Nintendo Wii volvió a unir a familias y vecinos: frente a un multiplayer online cada vez más aislador, Nintendo apostó por pasarlo bien con los tuyos, potenciando hasta el infinito esa faceta. De esta forma, un día te encontrabas con los colegas jugando un Wario, otro día con tus padres haciendo tiro al arco y otro jugando con el mando al escondite por toda tu casa con 4 cervezas de más… Todo verídico. La Wii era otra cosa, para los jugadores de toda la vida ya estaban las otras consolas, la Wii sólo nos ofrecía una cosa segura: DIVERSIÓN a baja resolución.

De un periférico ideado para la Game Cube, Nintendo tuvo la suficiente visión como para crear una consola con vida y estilo propio, creando un sistema perfectamente equilibrado especialmente para los jugadores casuals, termino que popularizó vendiendo más de 101 millones de consolas, una auténtica locura teniendo en cuenta que Sony y Microsoft vendieron más de 160 millones de consolas conjuntamente, lo que demuestra que:

  1. Muchos jugadores, optamos por adquirir la Wii y otra consola para juegos más de estilo clásico.
  2. La Wii amplió escandalosamente el mercado de consolas domésticas gracias a su nueva propuesta.

Por otra parte, la Wii inició otra curiosa tendencia de Nintendo: la reutilización de sus juegos en distintas generaciones. Al haber tenido la Game Cube muy pocas ventas, Nintendo no sólo se conformó con que la Wii fuese retrocompatible con la GC, sino que relanzó juegos de la 128 bits de Nintendo adaptados a los nuevos controles. De esta forma, muchos jugadores pudimos conocer, disfrutar y descubrir, auténticos juegazos de la Game Cube que de otra forma hubieran pasado al olvido.

¿Y la piratería? Sí, la Wii también fue victima de la piratería, con el clásico «chip» podías transformar tu consola en un centro de entretenimiento retro capaz de reproducir miles de juegos, incluyendo vuestras pillinas copias de seguridad, en una época en la que la mayoría de personas tenían una grabadora DVD en sus hogares. Al igual que en las otras consolas, esta posibilidad se tenía muy en cuenta a la hora de adquirir una nueva consola.

Como hemos podido comprobar, la Wii supuso un éxito sin precedentes para Nintendo, finalizando como indiscutible vencedora en la batalla entre las maquinas de séptima generación de consolas, una generación en que se enfrentaban el modelo clásico representado por Sony y Microsoft, centrados en la potencia y el multiplayer online, contra el nuevo concepto de Nintendo centrado en la originalidad y el equilibrio. En esta ocasión el modelo de Nintendo fue el que salió victorioso.

La 7ª generación de consolas, legado y consecuencias.

DSI
  • En el campo de las consolas portátiles, Nintendo mantuvo su perpetuo reinado resistiendo a la embestida de la poderosa PSP, gracias a la ampliación del perfil de usuarios.
  • Nintendo amplia el mercado de jugadores como nunca antes se había hecho.
  • Al haber creado una base de nuevos usuarios centrada en los jugadores casuals, un porcentaje muy alto de estos jugadores se limitaron a comprar 1 o 2 juegos: Brain Trainning y Nintendogs básicamente, con esto les bastaba. Este hecho hace que los números engañen y la venta de títulos por consola no sea la misma a la que estábamos acostumbrados.
  • Nintendo abandona la tradicional pugna por lanzar la consola más potente y se centra en la originalidad y experiencia de juego.
  • Microsoft se presenta definitivamente como un digno rival ante Sony, igualándola en ventas y prestaciones.
  • Sony y Microsoft consolidan el modelo de éxito del multiplayer online como servicio de pago. El multiplayer offline de toda la vida inicia su descenso con la Wii como única defensora, con todas las consecuencias sociales que eso conlleva.
  • Se inicia el imparable proceso de la venta de juegos mediante descarga, generándose la polémica entre los conservadores defensores de los físico y los progresistas del online… ¡Aupa el cartucho!
  • El multimedia pasa a formar parte definitivamente de las consolas domésticas gracias a los servicios online integrados de las consolas y su potencia.

Debido a la crisis económica global, la séptima generación de consolas de videojuegos aguantó más años de los que inicialmente estaba programado. Para los usuarios este hecho no resulto en nada negativo, ya que gracias a la arquitectura de las Xbox 360 y PS3, sus prestaciones y la maestría que los programadores habían conseguido, hace que sea una de las generaciones más y mejor exprimida, con mejores juegos y con menos diferencia visuales respecto a la siguiente generación.

A día de hoy (2020), la Xbox 360 y PS3 son consolas perfectamente jugables y con auténticos alardes gráficos, en especial en aquellos juegos en los que no se representa la piel humana (lo que llevan peor gráficamente). Es evidente que la Xbox One y PS4 han supuesto una gran mejora, pero la diferencia visual entre generaciones es mínima si la comparamos con los anteriores saltos generacionales. En la séptima generación se desarrollaron juegos tan complejos en sus mecánicas como cualquiera de la siguiente generación, siendo sin duda el magnifico buen hacer de Sony y Microsoft en sus maquinas, los principales responsables.

Perdonad pero voy a ser más claro, dejando a un lado a la Wii que jugaba a otra cosa, la XBOX 360 y PS3, han sido las consolas mejor y más explotadas de su correspondiente generación a lo largo de la historia de las consolas. Otros dirán que han sido las mejores consolas que han existido nunca en relación a su época, y muy posiblemente tendrán razón. Fueron dos pedazo de consolas que se vieron obligadas a vivir más de la cuenta por la crisis económica mundial, y dieron la talla sobradamente.

El público de la 7ª gen. de consolas.

Séptima generación de consolas

El público de la séptima generación de consolas fue con diferencia el más numeroso y diverso de toda la Historia de los videojuegos hasta el momento (2020). La Nintendo DS y la Wii sumaron a todo un ejercito de jugadores casuales de todas las edades y sexos, los cuales se sumaron a los jugadores de toda la vida, que generación tras generación ya íbamos haciéndonos mayores a la vez que se incorporaban los más jovenzuelos… La tormenta perfecta. Por fin, las chicas se sumaban a los videojuegos copando el mercado de portátiles y sobremesas, iniciando un cambio en una industria antaño enfocada principalmente para los hombres. Como ya hemos dicho, de repente nuestras madres y alguna abuela le daban al sudoku en la DS, algo inaudito y que blanqueó para siempre la imagen de los videojuegos. Muchos de esos jugadores casuls no volvieron a comprar una consola en posteriores generaciones, pero como hemos dicho la imagen de los videojuegos mejoró definitivamente.

Los pertenecientes a la generación de los 8 y 16 bits como un servidor, a quienes la PSX y demás consolas de la quinta generación nos habían logrado mantener en el hobby, ya eramos hombres hechos y derechos con trabajo e ingresos propios. Este hecho llevó a que un grueso de los jugadores, tuviésemos la capacidad de comprar 2, 3 o 4 consolas en la misma generación, algo que puede sonar descabellado pero se traduce en estar soltero, y tener la PSP y Nintendo DS, más la Wii y Xbox 360 o PS3, cubriendo así los dos frentes, el casual y el clásico. Respecto a los juegos sucedía lo mismo, nunca habíamos tenido nuestras estanterías tan repletas en tan poco tiempo, siendo la generación que más videojuegos vendió en el transcurso de su vida (obviando posteriores).

Por otra parte, se mantuvieron los millones de jugadores que generación tras generación, únicamente se limitaban a comprar la última versión del FIFA o PES y con suerte alguno de Formula 1. Jugadores que dedicaban todo su tiempo de ocio a un único juego, algo que a día de hoy sigue sucediendo y siendo la consola de Sony normalmente la escogida.

Como habéis visto, a diferencia de las anteriores generaciones de consolas de videojuegos, el público de los videojuegos pasó a ser total, se rompieron los estereotipos que existían y los jugadores de toda la vida fuimos testigos de como la sociedad pasaba de llamarnos frikis, a personas normales… Les costó, pero al final se dieron cuenta y se sumaron a nuestra pasión, los videojuegos: entretenimiento, arte y cultura en movimiento.

Los juegos de la séptima generación.

Séptima generación de consolas

La rivalidad entre Sony y Microsoft en una multimillonaria industria que maneja sus cifras a golpe de PIB, lograron que la PS3 y XBOX 360 tengan unos de los mejores catálogos de la historia, son innombrables la cantidad de juegos y sagas que debéis jugar, la industria se puso al 100% y lo dio todo. Como ya hemos comentado, olvidaos de viejas mecánicas o juegos planos y simples, el catálogo de la PS3 y XBOX 360 se sustenta bajo unos sólidos pilares de experiencia y evolución en lo relativo al software, unido a un hardware que podía con todo. De esta forma, nos encontramos con juegos desarrollados y complejos a la altura de la siguiente generación en controles, mecánica y conceptos. Esta séptima generación de consolas puede con todo…Todo un lujo para nosotros. Veamos algunos ejemplos:

The Elder Scrolls V: Skyrim, Grand Theft Auto IV y V, saga Mass Effect, Red Dead Redemption, Portal 2, saga Halo, Fallout 3, Call of Duty 4: Modern Warfare, saga Gears of War, Forza Motorsport, Dead Space, The Witcher 2: Assassins of Kings, saga Dark Souls, FarCry 3, Super Street Fighter IV, XCOM: Enemy Unknown, Left 4 Dead 2, The Last of Us, Persona 5, saga Uncharted, God of War III, LittleBigPlanet, Assassin’s Creed, Killzone 2, Heavy Rain, saga Metal Gear…

Impresionante, jamas habíamos tenido una generación tan prolífica y a diferencia de las anteriores, de juegos tan desarrollados y que nos ofreciesen individualmente tantas horas de juego. Para un amante de lo retro como un servidor, es posible que Super Mario World sea e mejor juego de la historia por el poder engrandecedor de la nostalgia y sentimientos/recuerdos propios, pero debemos reconocer que el surtido de experiencias que nos ofreció la séptima generación de consolas fue único.

Y sí, ya sé que he mezclado multiplataformas con exclusividades de la PS3 y Xbox 360, pero es que en la practica, desde el punto de vista del 2020 y ante lo que nos ofrecía la Wii, son una misma propuesta/consola: Ambas consolas nos ofrecieron experiencias de juego trabajadas, adultas y muy centradas en el multiplayer online, un nuevo mundo que muchos descubrimos en esta generación.

Séptima generación de consolas

La Nintendo Wii fue todo lo contrario, es verdad que cuenta con joyas al mas alto nivel, con especial relevancia a los juegos propios del universo Nintendo, pero su catálogo se enfocó principalmente a todos aquello millones de jugadores que querían vivir nuevas propuestas y formas de jugar. ¿El resultado? Una de las mejores consolas para jugar en familia y con amigos (Gin Tonic en mano), pero un magnífico jarrón decorativo para los jugadores clásicos que buscaban algo más… Y me explico:

Sí, la Wii cumplió su cometido perfectamente, pero los jugadores de toda la vida que la compramos como primera opción, comprobamos en poco tiempo, como no daba la talla como consola para los de la vieja escuela. Disfrutar de los juegos de Nintendo era un lujo y las risas en grupo una pasada, pero cuando queríamos algo más serio, más profundo, la oferta era muy limitada en comparación a la competencia. La solución pasaba irremediablemente por adquirir una 360 o PS3 para este tipo de jugadores como hizo un servidor (de 2ª mano en mi caso).

Otro dato curioso, fue comprobar como entre el inmenso catálogo de la Wii destinado a sus millones de usuarios, únicamente los juegos Nintendo eran claramente un éxito de ventas, de hecho, muchos estudios comentaron que no les salía rentable publicar sus juegos en la consola de Nintendo y paralelamente, las third parties más potentes dejaron progresivamente de llevar sus éxitos a la consola de Nintendo (una generación más). Realmente, era normal que sucediese esto, por muchos millones de unidades que tuviera la Wii:

  • La Wii no era lo suficientemente potente para portar apropiadamente los éxitos de la PS3 y Xbox 360.
  • Los jugadores que teníamos una Wii y una 360 o PS3 escogeríamos la mejor versión a la hora de jugar a un multiplataformas.
  • A los jugadores casuals les bastaba con el Wii Sports para calmar sus ansias, no compraron más títulos.
  • Nintendo exprimía su consola al 100%, siendo garantía de calidad. Ante la duda, comprar un juego desarrollado por Nintendo era garantía de calidad en detrimento de las third parties.
  • Calidad fue también lo que faltó a muchas third parties que se limitaron a sacar juegos de baja calidad escudados por el nuevo control o la edad de su target, algo que bajó el listón e imagen del catálogo de la consola.
  • Gran parte del público que sí jugaba habitualmente a la Wii era muy joven, por lo que no disponía de la capacidad económica de comprarse sus propios títulos, a diferencia de la competencia.

Todo esto provocó que a la larga, el extenso catálogo de la Wii tenga vida propia, tanto para lo bueno como para lo malo pero igualmente plagado de joyas… Comprobemoslo:

Super Mario Galaxy 1 y 2, Xenoblade Chronicles, saga Metroid, Super Smash Bros. Brawl, The Legend of Zelda: Twilight Princess, The Legend of Zelda: Skyward Sword, Okami , Resident Evil 4 Wii Edition, New Super Mario Bros. Wii, Donkey Kong Country Returns, Monster Hunter Tri, Punch-Out!!, No More Heroes, Wario Land: The Shake Dimension, Mario Kart Wii, Wii Sports Resort, Trauma Center: New Blood…

El resultado es un catálogo perfectamente jugable a día de hoy, de la misma forma que la PS3 y Xbox 360 se mantienen maravillosamente bien en el 2020, la Wii también aguanta para todos esos jugadores casuals o los seguidores más jóvenes de Nintendo. No cabe duda que la compañía de Mario supo aprovechar al 100% una nueva forma de jugar, ofreciéndonos cientos de propuestas sumamente interesantes, aunque muchas de ellas no hayan sobrepasado el entorno de la Wii para instalarse en la estructura y cimientos propios de los videojuegos, es cierto que Nintendo ha seguido la estela marcada por la Wii en el resto de sus consolas de sobremesa, que no es poco.

Coleccionar consolas de la 7ª generación.

Wii

¿Quieres coleccionar consolas de la séptima generación? ¿Quieres coleccionar la PS3 de Sony? ¿La Xbox 360? ¿Quieres empezar tu colección de Nintendo Wii? Pues ENHORABUENA, estás de suerte, no lo podrías tener más fácil, es el momento perfecto para empezar a coleccionar cualquier sistema de la séptima generación de consolas de videojuegos (2020).

El hecho de ser consolas tan recientes, hace que muy pocas personas las valoren como consolas validas ante sus sucesoras, por lo que el precio de una PS3, Xbox 360 y Wii es ridículo, así como el de sus juegos. Es posible que si sois amantes de lo retro, seguramente no considereis tan siquiera a estas consolas como sistemas retro, pero que hayan tenido una larga vida, no significa que no sean retro ¡¡De hecho ya tienen 15 años!!

Así que sí, la séptima generación de consolas de videojuegos será considerada en muy pocos años «vintage», por lo que ahora que hay abundancia, os recomendamos encarecidamente adquirir vuestros sistemas e ir poco a poco haciéndoos con un buen catálogo de exclusividades. Además, una de las grandes ventajas de esta generación además del enorme mercado de segunda mano existente, es que la mayoría de sus títulos son perfectamente jugables a día de hoy, teniendo en su catálogo muchas joyas que resultan imprescindibles para entender la evolución de la Historia de los Videojuegos.

Lo dicho, no lo dudéis, sé que inicialmente no puede resultar atractivo coleccionar sistemas de la séptima generación, pero lo que invirtáis hoy, os lo ahorraréis mañana.

Comprar consolas de la séptima generación.

Séptima generación de consolas

Actualmente (2002), comprar cualquier consola comercial de la séptima generación de consolas es sumamente económico, por lo que si aún no tenéis una Nintendo DS, PSP, PS3, Xbox 360 o Wii, cuando antes la compréis más dinero ahorrareis. Debido a los millones y millones de unidades vendidas, podéis encontrar cualquiera de estas consolas en tiendas de segunda mano, webs especializadas, aplicaciones de compraventa, rastros…

Dejando a un lado a los coleccionistas, respecto a la PS3 y XBOX 360 son consolas de la séptima generación de consolas que todavía pueden dar mucho juego a aquellos jugadores más jóvenes, los jugadores que sólo quieren jugar un partida de vez en cuando o los que sencillamente no se quieren gastar mucho dinero. Si tenéis la suerte de tener una segunda residencia, estas son las consolas perfectas para un fin de semana y para los que como un servidor, somos amantes de lo Retro y prestamos poca atención a los últimos lanzamientos, seguro que hay muchos juegos de estas consolas a los que todavía no les hemos echado el guante.

Son muchas las personas que habitualmente van 1 o 2 generaciones por detrás, y no es ninguna tontería: Se ahorra muchísimo dinero al comprar de segunda mano y sabes exactamente a que juegos dedicar tu tiempo, millones de personas ya lo han hecho por ti antes, así que vas sobreseguro. Si este es vuestro caso, ya podéis dar el paso de la PS2 a la PS3.

¿Y la Wii? La Wii es un caso aparte, si sois coleccionistas poseerla es de obligado cumplimiento, la consola de Nintendo hizo historia. Si no sois coleccionistas, posiblemente sus gráficos os echen para atrás así como su toque infantil, pero que no os engañe, la Wii sigue dando mucho juego. Realmente, con una pequeña inversión podemos convertir la señal de nuestra Nintendo Wii a 1080p, con lo cual gana muchísimo dando el pego gracias a sus gráficos simpaticotes, que ahora estarán bien definidos. Con este aparatito, de repente tenemos un catálogo inmenso de videojuegos a 1080p, con una consola que está a precios ridículos, así como sus juegos en estos momentos (2020). Para piques con la pareja, reuniones de amigos y familiares la Wii sigue siendo una de las mejores consolas gracias a su accesibilidad y ni que decir tiene que para los que están empezando en este hobby, los más pequeños, la Nintendo Wii es aún la consola PERFECTA.

¡Ojo! Una cosida antes de acabar este apartado, tened cuidado respecto a las consolas portátiles si compráis una PSP, hoy en día las baterías están fatal, así que aseguraos antes de comprarla.

Consolas de la séptima generación en Infoconsolas.

A continuación tenéis las consolas de séptima generación de consolas de videojuegos que han sido analizadas en Infoconsolas, poco a poco iremos actualizando los análisis e incluyendo nuevas consolas. Y si habéis llegado hasta aquí, no dudéis en seguir nuestro Twitter, bastante más informal y actualizado a diario, ¡seguro que os gusta!

Fuentes y enlaces externos